¿Es necesario contratar seguro de vida con la hipoteca?

seguro de vida hipoteca

¿Es necesario contratar seguro de vida con la hipoteca?

Seguramente ya lo conozcas, pero hay distintas alternativas a la hora de buscar financiación para nuestra futura vivienda. Muchas entidades bancarias ofrecen reducir los intereses del préstamo contratando algunos servicios extra como lo puede ser un seguro de vida u ofreciendo la posibilidad de contratar un seguro de hogar con un préstamo hipotecario, como la posibilidad de contratar un seguro de vida.

Esta opción siempre se había caracterizado por ser algo voluntario. La nueva ley hipotecaria, que entró en vigor el 16 junio de 2019, regula este aspecto argumentando que los bancos no podrán obligar a los clientes a contratar ningún producto adicional con su hipoteca. Pero… ¿Es rentable hacerlo?

Lo primero que se debe tener en mente es qué cubre un seguro de vida con la hipoteca. En el caso de que el asegurado (el titular o los titulares de la hipoteca) fallezcan o sufran algún accidente, el importe del préstamo hipotecario queda cubierto. El seguro de vida no protege al titular, sino que protege al banco en caso de que el titular no pueda hacer frente al pago de la hipoteca.

Por el contrario, representa una gran ventaja para los asegurados, ya que tienen la hipoteca cubierta en caso de accidente y sus herederos no tienen que hacer frente a este préstamo en caso de que fallezcan.

Eso sí, no todos los seguros de vida cubren lo mismo. En algunos casos el préstamo solo se cubre en caso de fallecimiento del titular, mientras que otros también cubren casos de invalidez permanente o temporal. Es muy importante asegurarnos de todos los supuestos que cubre esta póliza a la hora de contratarla con nuestro banco.

¿Y es obligatorio contratar este seguro con el propio banco? Como indicábamos, la ley indica que no tenemos por qué contratar este seguro de vida con el banco en el que vayamos a firmar la hipoteca. Puede que resulte más conveniente contratarlo con alguna aseguradora privada en función de la cuota que vayamos a pagar por contratar este seguro.

Además, en caso de contratación el consumidor tiene derecho, según la Ley de contratación del seguro, de dar marcha atrás en todo seguro de vida de duración superior a seis meses sin indicación de los motivos y sin penalización alguna dentro del plazo de 30 días siguientes a la fecha en la que el asegurador le entregue la póliza o documento de cobertura provisional.

A la hora de contratar el mejor seguro de vida hay dos aspectos importantes a tener en cuenta. Primeramente, que en España se utiliza el sistema de amortización de hipotecas francés, un mecanismo de cuotas constantes.

Esto se traduce en que cada mes el banco recibe unos intereses constantes en función del capital que el titular de la hipoteca tiene pendiente de devolver. Durante los primeros años de hipoteca el capital que se abona es menor que los intereses, mientras que los últimos años sucede lo contrario.

De igual modo, se debe tener presente la edad de la persona que firma la hipoteca. Estos seguros tienen una prima natural, por lo que a medida que la persona vaya cumpliendo años esto se irá incrementando.

Si tenemos en cuenta que el banco reduce los intereses en caso de que contratemos un seguro de vida con la hipoteca, puede resultar rentable elegir esta opción durante los primeros años de hipoteca, ya que así se reducirá el importe de los intereses cuando la deuda con el banco es todavía muy grande.

No obstante, es posible que con el paso de los años sea más rentable cambiar a una aseguradora. Es cierto que al hacer el cambio volverán a subir los intereses, pero en muchos casos el precio del seguro de vida para hipoteca con el banco es muy alto, por lo que al cambiarlo ahorramos dinero aunque suba el interés del préstamo. Además, como la cantidad de dinero que se debe el banco es menor, el interés también, así que apenas se notará en la cuota mensual.

Es muy importante comparar los precios de seguro de vida que ofrecen las distintas aseguradoras y comprobar cuánto cobrarán por el perfil del titular, ya que al haber pasado los años el riesgo ha aumentado y el precio de la póliza será mayor.

Por último, si no queremos contratar ningún producto en el banco, existe la opción de contratar hipotecas sin vinculación. En algunos bancos nos dan la posibilidad de no contratar ningún producto adicional y aun así contar con las mejores condiciones para afrontar el préstamo hipotecario. De esta manera, se obtiene total autonomía para contratar el seguro de vida con la aseguradora que se desee.

 

Artículo escrito por Héctor Chamizo   Twitter: @hectorchamizo

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com