¿Qué necesitas para una hipoteca de una segunda vivienda?

hipoteca segunda vivienda

¿Qué necesitas para una hipoteca de una segunda vivienda?

No solo los usuarios solicitan una hipoteca para una primera compra. Las segundas viviendas ocupan, de igual modo, un escalón particular. Estas son aquellas que se utilizan de forma ocasional, ya sea para uso vacacional o como inversión. Una casa en la playa o en el campo, las cuales son adquiridas para desconectar del lugar de residencia habitual, son los ejemplos más comunes.

¿Cuáles son las características de estas hipotecas y los detalles? Previo a financiar una segunda casa es importante conocer que esta presenta importantes diferencias respecto a pedir hipoteca de una vivienda habitual.

Primeramente, las personas dispuestas a comprar una segunda vivienda deben contar con una capacidad alta de endeudamiento. Este contexto afecta también al banco o entidad financiera, ya que asume un mayor riesgo. Consecuentemente, las condiciones son más estrictas:

Según Ricardo Gulias, director de RN Tu solución hipotecaria, es importante atender a la financiación que ofrecen las entidades financieras: “por lo general los bancos ofrecen en torno el 60-75% del valor de tasación, lo que supone un porcentaje inferior respecto a las primeras viviendas, por las cuales las entidades bancarias conceden, habitualmente el 80% del valor de compra”.

Además, los plazos para amortizar la hipoteca de una segunda vivienda suelen se de 25 años como máximo. Es decir, un periodo es más reducido que el de la residencia habitual, cuyo plazo de amortización asciende a los 30 años.

Los intereses, por su parte, son más elevados que los de la hipoteca de una primera vivienda. Para establecerlos, los bancos analizan cuestiones como el fin o utilidad de la segunda propiedad.

En caso de que el hipotecado sufriera dificultades económicas, dejará de pagar y cancelará antes la hipoteca de la segunda vivienda que la de la residencia habitual. Por otra parte, el banco tomaría posesión de esa casa.

A pesar de que la mayoría de las entidades financieras no cuentan actualmente con ofertas específicas para hipotecar una segunda vivienda, muchas adaptan las condiciones para este tipo de inmuebles. Las hipotecas para una segunda casa se comercializan en tres opciones, que son las que imperan también para la compra de una primera vivienda.

  • Variable: este tipo de préstamo aplica un interés que varía con el paso del tiempo, normalmente cada seis meses o una vez al año. En las segundas viviendas de este tipo, el cliente debe abonar un índice de referencia y otro diferencial.
  • Fija: el interés se mantiene igual durante toda la duración del préstamo o hipoteca.
  • Mixta: aquí, la entidad bancaria comienza cobrando un interés fijo durante los primeros años de hipoteca (normalmente, en los primeros 5 o 10 años). Una vez transcurrido ese periodo, pasa a aplicar un tipo variable.

¿Y cuáles son los requisitos que se necesitan? Para poder acceder a hipotecar una segunda vivienda, hay que cumplir una serie de aspectos. En primer lugar, tener un bajo nivel de endeudamiento. Influyen factores como que el cliente no esté pagando alguna otra financiación o crédito en el momento de solicitar la segunda hipoteca. Por otra parte, deberá estar al corriente de todas las facturas y pagos.

Por otra parte, la gran cantidad de ahorros. Además del dinero necesario para costear la hipoteca mensualmente, es recomendable contar con reservas monetarias. De esta forma, el banco se asegurará de que todos los plazos de pago se cumplirán en tiempo y forma.

Por último, los ingresos estables y estabilidad económica. Muy pocos bancos aprueban una hipoteca de segunda vivienda si el cliente no cuenta con la estabilidad financiera necesaria para hacer frente a la misma. En este sentido, es valorable tener un puesto de trabajo con determinados ingresos o un contrato indefinido, por ejemplo.

 

Artículo escrito por Héctor Chamizo   Twitter: @hectorchamizo

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com