Las hipotecas del futuro (3/3)

hipotecas del futuro

¿Cómo aplicar tecnología blockchain a los préstamos hipotecarios?

Para poder aprobar una hipoteca las entidades necesitan analizar información económica de los clientes. Esta información procede del análisis de las hojas de salario, de la antigüedad y estabilidad en el empleo, de los extractos de cuenta y ahorros y comportamiento de pagos de los futuros hipotecados.

Si toda esta información que se encuentra disponible en las empresas, en Hacienda (renta) , en la Seguridad Social (estabilidad del empleo), y en los bancos y otras operadoras como compañías de teléfono, luz o gas o financieras se pudieran almacenar de manera segura, inviolable y no manipulable en una red distribuida, donde las entidades bancarias pudieran recuperar de manera ágil toda la información sin depender de terceros se agilizaría y abarataría el proceso de conseguir una hipoteca. Además se podría concretar con notarías, hacienda y registro de la propiedad y que en base a datos entrelazados se pudieran cancelar cargas, constituir otras y cambiar títulos de propiedad en el registro.

El blockchain se puede utilizar para crear un identificador digital para cada propiedad que se venda, por lo que la seria una propiedad rastreable en la cadena. Además de hacer que el mercado inmobiliario sea más líquido, desde el punto de vista puramente hipotecario, esta identificación digital incluiría una cadena de propiedad y una valoración de mercado actual que permitiría a las entidades verificar de manera inmediata el valor de tasación, lo que podría agilizar los procesos de tasación..

El sistema dará un paso más allá eliminando ciertos intermediarios y gestorías. Mediante contratos inteligentes programados se ejecutarán, una vez cumplidas ciertas condiciones, el abono del dinero de la hipoteca, el pago de la vivienda, posterior pago de impuestos, cancelación de cargas previas e inscripción de la hipoteca y de la propiedad en el Registro y en catastro. Los contratos inteligentes pueden pre-programarse para que sólo se ejecuten una vez cumplidas ciertas condiciones, como solicitar la liberación de fondos al vendedor una vez que se haya firmado digitalmente la documentación de la hipoteca, el banco prestatario haya aprobado la hipoteca y se hayan transferido los fondos al banco del vendedor. Naturalmente nuestro nuevo hogar se abrirá con un código que habrá llegado a nuestro teléfono tras haber abonado el precio pactado.

Automatizar los procesos de la hipoteca, basado en la cadena de bloques bien coordinada, ahorrará millones de euros en intermediarios, generando confianza en el mercado, abaratando costes a las entidades y a los clientes, y evitando el fraude y las comisiones. Naturalmente los plazos se acortarán desde que se concede la hipoteca, hasta que se inscribe la propiedad al nuevo comprador. Por otra parte se reducirá el peso de personal en el proceso, por lo que se generará más rentabilidad en el producto, pudiendo ser más competitivos y captar así clientes de mayor calidad. Finalmente y como consecuencia directa entrarán más inversores en el negocio, al hacer más rentable el producto a la par que más seguro.

Si un cliente deja de pagar e incumple el contrato según las descripciones que le hemos dado a este, el proceso de embargo podrá empezar más rápido, siempre respetando las normas judiciales y la legislación de cada comunidad.

El coronavirus, el teletrabajo y el confinamiento en nuestros hogares va a dar un impulso regenerador a la economía, aunque creo que estamos aún muy lejos a lo que describimos en este artículo futurista, pero sinceramente creemos que las cosas van a cambiar.

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com

«Las hipotecas del futuro»  Parte 1  Parte 2