¿Interesa invertir en vivienda cuando hay una gran inflación?

invertir en vivienda cuando hay una gran inflacion

¿Interesa invertir en vivienda cuando hay una gran inflación?

Los precios no paran de subir en España. La inflación supera en nuestro país el 8% en términos anualizados. Una situación que abre la duda sobre si es momento de comprar una casa para vivir o si, quizá, se pueda hacer una adquisición con el objetivo de ponerla en alquiler. ¿En momentos de presión inflacionaria compensa la vivienda como una inversión?

Según Ricardo Gulias, director de RN Tu solución hipotecaria, valorar la compra de una propiedad con el objetivo de arrendarse siempre es una buena posibilidad: “si no compras para vivir, al menos puedes comprar para alquilar y obtener esos potenciales rendimientos a futuro”.

“Invertir en vivienda cuando hay inflación suele ser una buena de inversión”, tal y como asegura Gulias. Apostar por los activos inmobiliarios suele actuar como escudo defensor ante la subida de precios, al menos en términos históricos: permite ahorrar, mejorar los ingresos disponibles, y proteger el capital de lo que pueda ocurrir. Según datos del Banco de España se obtiene una rentabilidad en la vivienda del 7% de media y por el alquiler una de vivienda de un 3,7%. Unos porcentajes a tener en cuenta de manera sostenida en el tiempo.

El principal punto a favor de comprar con el objetivo de alquilar es que mensualmente se reciba una renta recurrente. un aumento en la economía de la familia que invierte. Y esto provoca que las familias puedan ahorrar por tener un ingreso fijo mes a mes. Es una de las metodologías más utilizadas por los españoles a lo largo de la historia.

“La realidad es que la compra de casas o pisos siempre ha sido un valor refugio”, comenta Gulias. La persona que ha invertido en activos inmobiliarios ha obtenido buenos resultados, pero también ha habido personas que han visto como su capital se ha diluido cuando se han metido en este mundo; por eso hay que saber hacer un buen análisis a largo plazo”, añade.

Eso sí, por lo general, se aconseja comprar casa cuando se dispone de un presupuesto bien formado y un periodo previsto de uso definido. Se ha de hacer la comparativa pertinente y prescindir en todo momento de buscar una ganga como motivo de la adquisición del inmueble, sino centrarse en aquellas propiedades que puedan batir a la inflación con el paso del tiempo: buena zona, calidad de la vivienda etc.

La meta que debe tener cualquier inversor es que su dinero ahorrado se incremente exponencialmente por encima de los precios medios (IPC). Dicho de otra manera, que el capital generado haga que no pierda poder de compra a medida que avanza el calendario en el largo plazo. Y es que siempre está la tendencia de que los pisos se revalorizan con el paso del tiempo. Mientras, considerando que los salarios e ingresos personales no evolucionan al mismo ritmo que la subida de precios, en la práctica tenemos menos dinero disponible.

Asimismo, hay que tener en cuenta que cuando la inflación despega, también lo hacen los intereses por parte del Banco Central Europeo. Esto significa que ese incremento se puede trasladar la hipoteca, por lo que, si se invierte con el objetivo de alquilar, es fundamental conseguir un buen préstamo hipotecario.

Eso sí, en territorio español hay mucha gente que piensa que invertir en inmuebles es seguro y no tiene ningún riesgo, algo que no siempre es así. El rendimiento depende del volumen de demanda que exista. No obstante, muchos inversores consideran la vivienda un valor seguro. Hay que seguir las tendencias del mercado para ver cuáles pueden ser las principales oportunidades desde un punto de vista racional.

 

Artículo escrito por Héctor Chamizo   Twitter: @hectorchamizo

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad