¿Importa la edad al contratar un préstamo hipotecario?

Importa-la-edad-al-contratar-un-prestamo-hipotecario

¿Importa la edad al contratar un préstamo hipotecario?

Multitud de personas se plantean si hay cierta incidencia para la concesión de un préstamo hipotecario de la edad que tengamos en el momento en el que queremos acceder al crédito. Es probable, incluso, que quieras hipotecarte, pero no tengas claro si te la van a conceder por la edad que tienes.

Para comenzar, has de saber que no existe un criterio especial para determinar si a partir de cierta edad puedes optar o no a una hipoteca, puesto que, te la concedan o no, depende de la combinación de una serie de factores.

Por tanto, ¿hay una edad determinada para la que sea más favorable pedir una hipoteca? Pese a que la edad no es un factor clave para determinar si nos concederán o no la hipoteca, sí debemos tenerlo en cuenta, tanto nosotros mismos, como futuros prestatarios, como la entidad bancaria.

En este sentido, la edad sí es importante, pero no como tal, sino porque suele ligarse a un cierto nivel de ingresos, situación familiar, laboral, y un largo etcétera. Naturalmente, hay excepciones, aunque, una persona con 23 años de edad, por poner el ejemplo, puede que no tenga los ahorros suficientes como para afrontar la compra de una vivienda con los gastos que eso acarrea, debido a que su vida laboral aún es corta.

De este modo, más que la edad que tengamos, en el momento de acceder a una hipoteca, dependen factores derivados de esta: si tenemos un empleo que nos permite tener ingresos recurrentes, el tipo de contrato de trabajo que tenemos (si somos indefinidos, temporales o por obra y servicio), el volumen del dinero que entra cada mes y otros gastos (como puede ser un crédito para la compra de un vehículo).

El porcentaje máximo de nuestros ingresos para hacer frente a la hipoteca y llegar cómodamente a fin de mes, es del 35%, según dicen los expertos. Este punto a tener en cuenta se aplica a todos por igual, es decir, que el ratio de endeudamiento debería ser el mismo para todas aquellas personas que quieran solicitar una hipoteca, indistintamente de su edad.

Así, numerosos estudios han enfocado que la edad ideal para la contratación de una hipoteca ronda entre los 30 y 45 años, pero eso no significa que, “si no tenemos esta edad, no podamos solicitarla”, explica Ricardo Gulias, director de RN Tu solución hipotecaria. Simplemente es el promedio en el que se encuentra el tramo de edad cuyo riesgo es más leve para las entidades financieras para conceder un préstamo hipotecario.

Por tanto, para los bancos la edad es importante en otro sentido, dado que ha de asegurarse la devolución del préstamo que ha concedido. Para ello tiene varias posibilidades: una de ellas es ofrecernos un producto vinculado como lo es un seguro de amortización del préstamo. Otra opción es limitar el período de tiempo que tenemos para la devolución del crédito en función de la edad que tengamos.

Algo que se debe tener en cuenta es que las entidades suelen ofrecer un plazo máximo de 30 años para devolver la hipoteca y los intereses. A pesar de que hay algunas excepciones y alternativas de que el plazo aumente hasta 40 años. Por eso, no todo el mundo puede acceder a estos plazos

La elección del tiempo de devolución suele ser una decisión personal, aunque los bancos con el fin de cubrirse ante el riesgo del impago de la hipoteca, suelen poner una condición, que nuestra edad, sumada a la duración de la hipoteca, no exceda los 75 años. Dicho de otro modo, que si tenemos 60 años, el máximo de años en los que tendremos que devolver la hipoteca serían 15. O si tenemos 50 años el plazo serían 25 años.

Artículo escrito por Héctor Chamizo   Twitter: @hectorchamizo

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com