Hipotecas mixtas, ¿te pueden interesar en estos momentos?

hipotecas mixtas

Hipotecas mixtas, ¿te pueden interesar en estos momentos?

Siempre estamos acostumbrados a escuchar como las hipotecas a tipo fijo o tipo variable. Sin embargo, hay otra opción que es menos habitual y que también ofrecen las entidades financieras: las hipotecas mixtas. Es una especia de mezcla de ambos créditos: algo como tomar primer azúcar y después sacarina. ¿En qué consisten? ¿Interesa su contratación teniendo en cuenta el momento actual?

En primer lugar, cabe resaltar que una hipoteca mixta mezcla un préstamo a tipo variable con uno a tipo fijo. Es por ello que, para realizar la definición correcta de este producto, previamente se debe tener muy claro cuáles son sus ingredientes y de qué manera se conjugan.

Por una parte, están las hipotecas a tipo de interés variable, que gozan de una gran popularidad. En estos créditos hipotecarios, el tipo de interés que se abona va modificándose con el transcurso del tiempo. Son aquellas en las que los intereses se revisan de manera periódica en función de una referencia, que suele ser el Euríbor, junto con la suma de un diferencial que fija la entidad.

Entretanto, están los préstamos a tipo fijo. Con estas hipotecas el tipo de interés no cambia en ningún momento. Se acuerda con el banco y se mantiene estable a lo largo de la vida del préstamo, independientemente de la evolución de índices o del comportamiento económico que tenga el país.

Esta mezcla se logra dividiendo el préstamo en dos periodos de amortización: uno a tipo fijo en el que el interés será el mismo por un tiempo concreto, y otro en el que el crédito hipotecario pasará a ser de interés variable.

¿Pero cuál es el orden? Es negociable, aunque lo más común es que el tipo fijo se aplique antes. Es decir, tendremos tipo fijo los primeros años de hipoteca y después pasaremos al tipo variable, manteniendo este sistema de revisión el resto de vida del préstamos. Así, la duración de cada periodo depende de la hipoteca en sí. Generalmente, también influyen las entidades bancarias.

Adquirir una casa puede acarrear un desembolso inicial importante, de ahí a que sea normal que durante los primeros años queramos tener la tranquilidad de saber que la cuota va a ser la misma, suceda lo que suceda. Esa es una de las ventajas que pueden tener estos productos, aunque la cuestión es si el escenario actual descuenta una situación adversa en el corto plazo.

Según Ricardo Gulias, director de RN Tu solución hipotecaria, estas hipotecas ahora mismo no resultarían las más atractivas: “La crisis del Covid-19 ha dejado tras de sí unas políticas monetarias ultra laxas que van a permanecer en el tiempo, por lo que los tipos de interés se prevé que estarán en mínimos en el largo plazo”. Y añade: “Por eso, aplicar un tipo fijo en el corto plazo puede ser más contraproducente en la actualidad”.

Con todo, una hipoteca mixta es interesante si buscamos la tranquilidad de saber que durante los primeros años pagaremos siempre lo mismo, pero queremos también beneficiarnos de un tipo variable a continuación.

La principal ventaja es que normalmente el tipo fijo inicial de un mixto será más bajo que el tipo fijo de una hipoteca a tipo fijo, lo que te permite ahorrar para amortizar si fuera necesario llegado al periodo variable.

 

Artículo escrito por Héctor Chamizo   Twitter: @hectorchamizo

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com