Hipoteca puente ¿En qué consiste y por qué puede serte útil?

hipoteca puente

Hipoteca puente ¿En qué consiste y por qué puede serte útil?

Es posible que en algún momento te hayas topado con el concepto de la llamada hipoteca puente. Pero ¿en qué consiste? Este producto no es más que un préstamo que trata de agrupas dos hipotecas (la de la vivienda antigua y la de la nueva que se quiere comprar) hasta que se pueda vender el primer inmueble. De este modo, la persona hipotecada hace el pago de un única cuota en vez de tener dos créditos distintos y se compromete a vender la vivienda vieja en un plazo de entre dos y cinco años, dependiendo de las condiciones.

En definitiva, hay usuarios que quieren vender su casa para comprar otra, pero todavía no ha terminado de pagar la hipoteca. En este caso, se da la opción de lograr un crédito que de la posibilidad de comprar la vivienda antes de vender la otra. Por tanto, el funcionamiento de la hipoteca puente es algo distinto del de una hipoteca convencional, ya que está pensado exclusivamente para poder comprar una nueva vivienda mientras se vende la anterior.

Esta fórmula puede interesar ahora más que nunca cuando el confinamiento se quede atrás y se implante la nueva normalidad. Algunas familias querrán cambiarse de casa, teniendo en cuenta que se producirá una caída de los precios como consecuencia de la crisis económica, pero no tendrán la posibilidad de vender inmediatamente. Para eso, existe esta alternativa que los bancos tratarán de seguir poniendo en circulación.

Las distintas necesidades, en función del hogar en el que vivimos, cambian al igual que las circunstancias que se tienen. Cambios de ciudad, familias que se van haciendo más grandes con el paso del tiempo, o trabajadores que, simplemente, se plantean nuevas comodidades en su hogar con la disposición de un espacio más amplio.

Son muchos los usuarios que quieren tener una casa nueva cuando aún están acometiendo el pago del préstamo hipotecario anterior. De este modo, pese a los gastos que supone la venta de una vivienda, este concepto no es, para nada, inviable. Simplemente, se trata de estudiarlo lentamente y con mucha profesionalidad.

Para ello, está la opción de contar con profesionales que saben cómo moverse en este campo a las mil maravillas y que pueden conseguir las mejores condiciones. Según Ricardo Gulias, director de RN Tu solución hipotecaria: “Mediante la intermediación financiera el usuario puede conseguir este tipo de productos de una forma más sencilla y con las mejores condiciones del mercado, más aún en este entorno en el que se va a producir una gran variación en los precios”.

Y es que la entidad bancaria concede una hipoteca unificada hasta que se venda la primera vivienda. Así, la cuota a la que se hace frente durante los años previos a esta venta puede ser de tres tipos: con carencia de capital, es decir, únicamente se hace frente al interés del préstamo, por lo que no se amortiza capital pendiente de devolución; especial reducida, en la que el importe es algo inferior a las cuotas posteriores a la venta de la vivienda a pesar de que la mayoría del capital invertido irá destinado al pago de los intereses; o normal, en la que se amortiza capital e interés al ritmo habitual.

Pero, elijamos cualquiera de las fórmulas, una vez que se vende la casa antigua, se formaliza una hipoteca convencional para la nueva vivienda. Al final, permite contar con comodidad, flexibilidad y tiempo. Son las principales ventajas.

Solicita más información sin compromiso aquí.

 

Artículo escrito por Héctor Chamizo   Twitter: @hectorchamizo

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com