¿Qué es y cuál es la importancia de la TAE en una hipoteca?

que es y cual es la importancia de la TAE en una hipoteca

¿Qué es y cuál es la importancia de la TAE en una hipoteca?

Es muy probable que cuando vayamos a solicitar una hipoteca entren en escena algunos conceptos que hayamos leído, pero que no conozcamos su significado. Pasa, en especial, con todo lo relacionado con los intereses. Y aquí es donde entra en el escenario la TAE de un préstamo hipotecario. ¿Qué quiere de decir y por qué es importante?

Vayamos primero al significado del concepto para todos aquellos que aún no sepan qué es y lo puedan entender a la hora de firmar un préstamo hipotecario. Bien, pues la TAE o tasa anual equivalente en las hipotecas se calcula mediante una fórmula matemática que tiene en cuenta los intereses que el cliente tendrá que pagar, las comisiones y cualquier otro tipo de gastos que tengan relación con el préstamo hipotecario, con excepción de los de notaría.

De igual modo, se incluirán los costes de los servicios asociados con el contrato de préstamo hipotecario (como los seguros) si han condicionado la obtención del préstamo en las condiciones ofrecidas.

Cabe destacar que en España es obligatorio que la TAE figure en la documentación y publicidad de los productos financieros. Para el caso de hipotecas variables, la TAE o tasa anual equivalente se calculará partiendo del supuesto de que el tipo de interés y los demás gastos se mantendrán en el valor que tienen en el momento del cálculo. En este caso, el banco deberá utilizar la expresión “TAE variable” a efectos informativos.

Aquí puede surgir la pregunta de si la TAE es el tipo de interés que se paga al banco cada mes. Y la respuesta es que no. La cantidad que se abona al banco en los recibos mensuales es la suma de la parte del importe del préstamo a devolver cada mes, más el interés de ese periodo, que se denomina interés nominal o TIN.

El Tipo de Interés Nominal (TIN) es el porcentaje fijo que se pacta como concepto de pago por el dinero prestado. Indica el tanto por ciento que recibe el banco por prestar el dinero. A diferencia de la TAE, el TIN no incluye los gastos y comisiones y no tiene por qué ser anual. Por ejemplo, en un préstamo hipotecario a tipo variable, el TIN se obtiene sumando el índice de referencia (el Euríbor podría ser una clara referencia) al diferencial pactado.

Entonces, si nos decidimos por una hipoteca, ¿solo deberíamos mirar la TAE? La realidad es que no. ¿Y por qué? Pues especialmente por lo que venimos comentando de que esteconcepto ayuda a comparar, pero hay otros muchos aspectos a tener en cuenta que pueden hacer que una hipoteca sea más cara que otra.

Entre ellos, los más destacados son los plazos y las penalizaciones por la amortización anticipada de capital, ya sea parcial o cuando queremos cancelar totalmente la hipoteca. Además, otro tema importante son los productos combinados a la hipoteca. Normalmente, contratar otros productos financieros nos puede ayudar a reducir el diferencial del tipo de interés.

Pero, especialmente, antes de contratar una hipoteca, ten en cuenta tu ahorro inicial e ingresos netos antes de endeudarte. Hay que tener mucha educación financiera para no caer en errores de los que, con el paso de los años, podamos arrepentirnos y ya no tengamos vuelta a atrás.

 

Artículo escrito por Héctor Chamizo   Twitter: @hectorchamizo

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com