¿Qué deja el mercado hipotecario en 2020?

Mercado hipotecas 2020

¿Qué deja el mercado hipotecario en 2020? Descenso de precios y préstamos más baratos

2020 ha sido un año tremendamente marcado por la pandemia y las incertidumbres que ha generado, también para el sector inmobiliario. Es por ello por lo que es hora de hacer balance y observar cuál es el escenario que ha dejado este año y qué ha cambiado con respecto a pasados ejercicios.

Algunos expertos creen que se ha terminado por configurar la denominada como tormenta perfecta: abaratamiento considerable de las viviendas como consecuencia de la crisis derivada de la pandemia, con un descenso del precio de las hipotecas por la enorme caída del euríbor, que sigue cotizando sobre los mínimos históricos. Es el resumen de la evolución del entorno hipotecario de este año que despedimos.

Pero si a eso se le añade la habitual carrera de las entidades para mejorar sus resultados en el tramo final del año, captando clientes a través de préstamos hipotecarios con condiciones ventajosas, exacerbada esta vez por el intento de recuperar lo perdido en lo más duro de la pandemia, este momento resultará especialmente propicio para financiar la compra de una casa a partir de este momento.

Según apunta Ricardo Gulias, director de RN Tu solución hipotecaria: “la crisis que estamos atravesando hará que se mantengan durante un tiempo los tipos de interés bajos, dejando un panorama muy atractivo para todos los interesados en comprar una vivienda”. Y es que el sigue estableciéndose sobre niveles negativos, lo que redunda en una bajada de los tipos de interés que se aplican no solo en los préstamos variables, que dependen directamente de las variaciones de este índice, sino también en el tipo fijo.

Esto es así porque, para asegurarse más clientes, las entidades bancarias se han visto forzadas a mejorar también la oferta de este producto, por lo que a menudo los tipos de interés fijos ya igualan los variables que se daban con anterioridad.

De esta manera, una hipoteca a un plazo de 30 años con un tipo de interés del 1,5% de por vida ya no es una quimera, y los márgenes para mejorar estas condiciones se han agotado, prácticamente. “Los precios ya están muy ajustados en la oferta de los bancos españoles y donde más se notará la persistencia de tipos bajos es en las hipotecas variables”, comenta Gulias. “La caída del euríbor podría provocar una bajada de tipos de hasta un 0,25%”, añade.

Las entidades financieras, por lo general, están siendo menos exigentes que en el pasado en lo que a vinculaciones de productos asociados al préstamo se refiere. Es decir, si el cliente desea obtener un precio mejor, se le ofrece la posibilidad de optar por la hipoteca bonificada tan solo domiciliando la nómina y contratando el seguro del hogar a través del banco.

Con estos mimbres, el mercado ha estado en este último trimestre desbordado, según Gulias. “Parece increíble que en plena pandemia, casi confinados y con muchos negocios cerrados, los consumidores estén lanzados, pero quien tiene trabajo, espera no sufrir paro y mantiene su salario, está volcado en hallar una vivienda que cumpla sus expectativas”, resalta.

En un momento de sobresaltos como este, lo que se queda sin variaciones con respecto al pasado es la eterna pregunta sobre qué tipo de hipoteca es mejor elegir. En este sentido, si nuestras perspectivas financieras pueden soportar una eventual subida de los tipos de interés sin sufrimiento, o tenemos la capacidad de amortizar una parte importante de la hipoteca en los primeros años, será más interesante una variable.

Por el contrario, si se opta por tener una cuota fija y mantener tu cuadro de amortización, porque valoras la tranquilidad y lo que ahorres lo prefieres invertir en mejorar tu vivienda, viajar o los estudios de tus hijos, entre otras cosas, el préstamo hipotecario más adecuado es a tipo fijo.

 

Artículo escrito por Héctor Chamizo   Twitter: @hectorchamizo

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com