Claves a tener en cuenta para subrogar la hipoteca

claves subrogar la hipoteca

Claves a tener en cuenta para subrogar la hipoteca

Es posible que las condiciones de tu hipoteca no te aporten mucho más allá con respecto a la oferta de mercado. Es por eso que puedas plantearte una subrogación. Con el año ya iniciado, muchos bancos siguen realizando campañas orientadas a captar subrogaciones. Sin embargo, antes de ello hay que tener en cuenta una serie de claves que son bastante fundamentales.

Primeramente, en todo momento se aconseja antes de iniciar ningún proceso de subrogación acudir a la entidad financiera donde se tiene contratada la hipoteca y solicitar una mejora de las condiciones: una novación.

En el caso de que el Banco no acceda, podemos pedir condiciones de tipos de interés a otros Banco o Cajas y si alguna es de nuestro agrado, esta entidad presentará a nuestro Banco la correspondiente Oferta Vinculante de hipotecas donde se detallaran todos los datos del préstamo y las nuevas condiciones, paso necesario para poder “llevarse” la hipoteca a otro banco.

Cabe destacar que la subrogación es una alternativa muy interesante para todos aquellos clientes que no estén conformes con las condiciones que les ofrecen sus actuales entidades, y deseen mudarse hacia otro lugar.

Para solicitar la subrogación de nuestra hipoteca a otro banco, deberemos entregarle la misma documentación detallada en Documentación hipotecas además de la escritura notarial del préstamo hipotecario firmado en su día y copia de la tasación de la vivienda.

En el caso de que la entidad no acceda, podemos pedir condiciones de tipos de interés a otras entidades financieras y si alguna es de nuestro agrado, esta Entidad presentará a nuestro banco la correspondiente oferta vinculante de hipotecas donde se detallaran todos los datos del préstamo y las nuevas condiciones, paso necesario para poder “llevarse” la hipoteca a otro banco.

Sin embargo, en caso de cancelación se negocia una nueva hipoteca con otro banco o entidad financiera y con el dinero de la nueva hipoteca se cancela la anterior. Mediante la cancelación y solicitud de una nueva hipoteca se puede al mismo tiempo pedir más dinero para la compra de otros bienes o para realizar una reforma en la casa. De este modo además de unos nuevos intereses de amortización, también se puede renegociar el índice de referencia y las revisiones de la hipoteca.

Por su parte, con la novación, se llega a un nuevo acuerdo sobre el crédito hipotecario, pero en este caso con la misma entidad de modo que no necesitaría cambiar mi hipoteca a otro banco aunque sí renegocio las condiciones de la misma.

Cabe destacar que la subrogación es una alternativa muy interesante para todos aquellos clientes que no estén conformes con las condiciones que les ofrecen sus actuales entidades, y deseen mudarse hacia otro lugar.

En el caso de la subrogación de hipoteca, siempre será en escritura notarial con lo que tendremos unos gastos que asumir a no ser que la nueva Entidad esté dispuesta a asumirlos por hacer una nueva captación de cliente.

Con la subrogación de acreedor puedes cambiar tu hipoteca de banco para mejorar aspectos clave como el precio o el plazo. Además, es más rentable que la opción de cancelar tu préstamo hipotecario y tener que pasar de nuevo por el proceso de contratar otro.

Normalmente, para que el nuevo banco acepte tu hipoteca, tendrán que haber pasado unos dos o tres años desde que empezaste a pagar las cuotas con tu actual entidad. Es la forma de cerciorarse de que, efectivamente, tienes capacidad de asumir las mensualidades. Con la subrogación, no podrás ni ampliar el capital de tu hipoteca ni añadir o eliminar titulares u otras garantías (como avalistas).

 

Artículo escrito por Héctor Chamizo   Twitter: @hectorchamizo

Centro de Estudios de www.tusolucionhipotecaria.com